La moda dicta, nosotras, obedecemos


Que levante la mano quien no haya vivido nunca la tortura de ir en busca de un vestido rojo y no encontrarlo. Y quien dice un vestido rojo, dice cualquier prenda que un momento determinado se convierte en una necesidad para nosotros.

Está claro que la ley de Murphy también entiende de moda. Cuando algo quieres, no hay manera de encontrarlo y eso que ¡Puedes pagarlo! Pero si tu deseo no es tendencia, mejor olvídate de encontrarlo.  Ya puedes entrar en todas las tiendas y rebuscar entre la multitud de ropa hacinada de cualquier manera, que cuando se te ocurre preguntar a una dependienta, te suelta eso de: ‘Querida, esto ya no se lleva’.

La moda es así. Los diseñadores dictaminan que se llevará y a ti solo te queda rezar para que te quede bien. No hay más. Ya te puedes empeñar en buscar ese vestido rojo que querías, que si se lleva el azul, lo tienes complicado. Aunque bueno, siempre puedes encontrarlo, y al probártelo, una vocecita dice: ‘¿No te gusta más el azul?, es el color de moda esta temporada’.  ¿Quién le habrá preguntado? Te dices en tu interior. Y aquí empieza el dilema entre lo que quieres y lo que se lleva.

Después de meditar, de pensar y de analizar, por mucho que nos pese, está claro hacia donde se decanta la balanza ¿No? La moda gana y los diseñadores, nos guste o no, imponen sus reglas.

Este verano 2010, todos se han confabulado para hacernos desnudar las piernas. Los shorts, las minifaldas, los bodies y los vestidos XS invaden los escaparates y mientras al maniquí le sienta de fábula, el resto de mortales iniciamos una lucha contrareloj para poder enseñar nuestras piernas y no lamentarnos por ello. Así funciona la moda. Ella dicta y nosotras obedecemos.

Imagen: DKNY

1 Comment
  • Nolyas
    septiembre 10, 2014

    Entonces la moda es una dictadora, que genera una dictadura llena de borregos que obedecen, ¿no? ¡Viva la desobediencia modil!

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *